Pimientos del piquillo y de Guernica rellenos de centollo
 

    Ingredientes:

  • Pimientos del piquillo de Lodosa,
  • Pimientos verdes de Guernica.
  • Nata liquida 50 cc. si preparamos 2 pimientos por comensal y 75 cc. si preparamos 4 pimientos.

Método: Procuraremos que los pimientos sean del mismo tamaño para darle un poco de armonía al plato. La farsa normal que se hace para rellenar la cáscara en la formula del Txangurro a la donostiarra. Podemos empezar, partiendo de pimientos frescos, tanto si son de Lodosa o de Guernica. Los pimientos de Lodosa los asaremos y quitaremos la piel, ya sabéis el truco para que la piel salga bien, una vez asados se meten en una bolsa de plástico bien cerrada y se tienen durante un rato, hasta que se enfríen y estén templaditos mas o menos, veréis que fácil se pelan. Si usais los de Guernica, para freírlos seguir las intrusiones que os dio Genikes, y que están en la receta de pimientos de Gernica, una vez fritos les quitáis el pedúnculo, pero sin que se rompa el pimiento eh!. Los pimientos los dejáis encima de un papel absorbente para secarlos y/o quitarles el aceite de la fritura. Cada uno de los pimientos se rellena con una cucharada sopera del relleno del txangurro, la cual la habréis salteado un poco en la sartén ya que en la preparación a la donostiarra se hornea y en esta formula no. En dos boles (uno para rojos y otro para verdes) se machaca a mano o se tritura con turmix un pimiento por comensal, o los que se nos hayan estropeado durante la manipulación. Una vez una pasta impalpable, quiere decir que este perfectamente triturada, le añadiremos la nata liquida, según los comensales y pimiento por servicio y le daremos un hervor, removiendo para que no se queme. El montaje del plato es al gusto, pimientos rojos a un lado y verdes al otro, la salsa roja pondremos alrededor de los pimientos verdes y viceversa. (La salsa la pasaremos por un colador, para evitar cualquier trocito de pimiento que nos afearía el plato). Servir caliente, como necesita manipulación y se os enfriaran podéis templarlos al horno y luego añadirles la salsa caliente.

Nota.- a los pimientos verdes no les quitaremos la piel. También se pueden emplear pimientos del piquillo rojos en conserva. El relleno resulta igualmente agradable si empleamos buey (cangrejo) en vez de centollo. Los pimientos del piquillo, se pueden dar una vuelta por la sartén, si son de lata, los asados no hace falta. Para terminar, los pimientos los podéis rellenar con infinidad de productos, bacalao, gangas y setas, de higaditos de pollo al jerez, etc.

Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.