Gāteau basque
 

Enviada por Mel

    Ingredientes para 6 moldes rizados de 10 cm.:

  • 275 gr. Harina de trigo.
  • 180 gr. Azúcar.
  • 180 gr. Mantequilla.
  • 2 Yemas de huevos.
  • Ralladuras amarillas finas de medio limón.
  • Sal.
  • Media cucharilla levadura Royal.
  • Huevo batido para pintar.
  • Crema pastelera de 325 ml. de leche.

Método: Trabajos previos: Otros suelen hacerlo en moldes desmontables grandes para luego servir raciones. Nosotros los preferimos en moldes individuales, que dan mejor presencia. Estos moldes, en diversos tamaños los venden en casi cualquier comercio, y son bastante baratos, además de multiusos. En un bol amplio ponemos la harina, cernida y aireada, el Royal, y sobre ello las dos yemas de huevo, el azúcar, pizca de sal, la mantequilla justamente derretida, y las ralladuras amarillas de medio limón hermoso bien lavado previamente. Amasar a mano hasta hacer bola, envolver en film plástico, y abajo en el frigo como un par de horas de reposo. Entretanto hacer una Crema pastelera clásica con 325 ml de leche entera, 65 gr. de azúcar, 28 gr. de harina de trigo, pizca de sal, 2 yemas de huevos hermosos, y un palo de Canela. Con estas cantidades, y cociendo 10 minutos, nos saldrá una Crema bastante espesa, debiendo conseguir solo un ligero perfume de canela. Ya cocida la crema, dejar enfriar.

Ejecución: Poner a precalentar el horno a 160 grados, calor superior e inferior. Pintar bien con mantequilla fundida los moldes de 10 cm. que aun siendo tefalizados luego, a veces, presentan problemas para desmoldar. Pesar la masa preparada y dividir en seis porciones (suelen ser de aprox. unos 115 gr.). Reservando un poco para la tapa, aplastar la porción con la palma de la mano, ayudarse con un pequeño rodillo, sobre un trozo de lámina de Sylplat. Colocar en el molde ayudándonos con esa lámina, debe rebosar para arriba por los bordes, para luego recortarlo a tijera a unos 6-7 mm y dejar parejo en altura.

El hueco que se forma lo rellenamos con unos 56 gramos de Crema, y lo cerramos con una tapa redonda que haremos con la parte reservada más los sobrantes de masa del borde, aplastados con la palma y redondeados a mano. Humedecer el borde para facilitar la soldadura, y hacer, también a mano, como un rebordeado del saliente sobre la tapa, haciendo seis picaduras con la punta de la misma tijera.

Trabajos laboriosos, pero casi más fáciles de hacer que de explicar. Pintamos la parte visible bien a fondo con el huevo batido. Colocar los moldes sobre una plancha o bandeja y llevarlos al horno, necesitarán unos 50 minutos, que la masa quede cocida y tome bonito color tostado, protegiéndolos hacía el final con lámina de aluminio para que no se pasen en el color..

Para llevarlos al horno mejor si les ponemos por debajo como platillos de papel de aluminio, así no hay humaredas por la mantequilla que puedan rezumar.

Presentación:

Ya fríos, pero bien fríos del todo, se recortan las esquinas que hayan podido rebosar algo, y también a punta de cuchillo se les ayuda a salir, trabajando el contorno. Admiten la congelación doméstica. Aunque sean seis moldes sale postre para 12 comensales.

Se consumen solamente fríos, y se sirven en plato o bandeja de centro, recortados en cuatro partes, formando corona, o en mogollón.

Gāteau basque con cerezas negras

Dicen que es la versión auténtica. Sin Crema, pero unos 400 gramos de Cerezas negras deshuesadas, glaseadas y caramelizadas (los hay parecidos de bote). Se trabaja igual metiendo las Cerezas en el hueco bien apretadas y luego la tapa como arriba, y hornear.

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.