Base para pizza
 

    Ingredientes:

  • 2 tazas de harina,
  • 1 cucharada de aceite,
  • 1 1/2 cucharada de sal fina,
  • 1 trozo 2x2x2 cm de levadura (comprarla en cualquier panadería).

Método: En un bol mezclar la harina, la sal y el aceite, de manera de ligar todo muy bien (el punto es cuando se forman grumitos). Entibiar la leche y disolver en ella la levadura. Añadir la leche al bol y amasar todo hasta consistencia firme (hacer un bollo). Poner el bollo en una bolsa plástica quitando el aire y espolvoreándole harina por encima, para que al leudar no se pegue. Dejarlo leudar en un sitio oscuro y tibio aproximadamente 1 Hora. Calentar el horno a 230/250șC. Coger una fuente de horno, untarla con aceite y espolvorearle harina por encima. Una vez que el bollo este leudado (ha doblado su tamaño como mínimo), estirarlo con las manos, con movimientos radiales (desde el centro hacia fuera), de manera de darle forma de disco. Ponerlo en la fuente, adaptarlo al tamaño y hacerle hoyuelos con los dedos. Cocerlo en el horno en la parte media, aproximadamente 15 min. (depende mucho del tipo de horno, es decir de la capacidad de distribución del calor). El punto se logra más con el olfato (olor a panadería) que por la vista. Y ya está. Solo resta embadurnar la base con una salsita de tomates y cubrirla con los ingredientes que más te vengan en ganas.

Esta base una vez cocida se la puede congelar envolviéndola en papel de aluminio.

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.