Queimada
 

Enviada por Alfonso Suco Robledo

    Ingredientes:

  • 1 litro de aguardiente,
  • 1 limón,
  • 150 gramos de azúcar.

Método: Colocar en un recipiente propio para queimada o en una tartera de porcelana o de hierro el azúcar y dos trozos de corteza de limón. Reservar dos cucharadas de azúcar y ponerlas en el cucharón. Echar el aguardiente, poner un poco en el cucharón y prenderle fuego, incorporándola ardiendo al resto de la queimada. Dar algunas vueltas sin tocar demasiado el fondo. Coger del fondo el azúcar. Escurrirle el aguardiente y dejar que se queme con el fuego. El caramelo así formado le da un color tostado. Podemos dejar que arda el tiempo que queramos, eso va en gustos. Cuanto menos se queme mas fuerte resulta. Se apaga soplando fuerte o con una tapadera.

Hay quien le incorpora la queimada al comenzar a hacerla unos trozos y el zumo de un limón. Otros le echan unos granos de café y la apagan con vino tinto.

Los ingredientes que indicamos son los fundamentales. Los demás son variaciones que se introducen según el que hace la queimada.

Para hacer el caramelo podemos reservar un poco del azúcar y no mojarlo en el aguardiente, estando seco se dora mas fácilmente.

Conxuro da queimada - en Gallego

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas. Demos, trasgos e dianhos, espritos das nevoadas veigas. Corvos, pintigas e meigas, feitizos das mancinheiras. Pobres canhotas furadas, fogar dos vermes e alimanhas. Lume das Santas Companhas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos, tronos e raios. Oubeo do can, pregon da morte, fucinho do satiro e pe do coello. Pecadora lingua da mala muller casada cun home vello. Averno de Satan e Belcebu, lume dos cadavres ardentes, corpos mutilados dos indecentes, peidos dos infernales cus, muxido da mar embravescida. Barriga inutil da muller solteira, falar dos gatos que andan a xaneira, guedella porra da cabra mal parida. Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemella ao do inferno, e fuxiran as bruxas acabalo das sas escobas, indose bañar na praia das areas gordas. ¡Oide, oide! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse no agoardente, quedando asi purificadas. E cando este brebaxe baixe polas nosas gorxas, quedaremos libres dos males da nosa ialma e de todo embruxamento. Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: si e verdade que tendes mais poder que a humana xente, eiqui e agora, facede cos espritos dos amigos que estan fora, participen con nos desta queimada.

© Toni Oliver. Prohibida la reproducción del contenido de esta Web sin la autorización del Autor.